ULITEO LA PAGINA DE "NADIE" (ULISES) Y DE "TODOS" (PROTEO)

Monday, January 25, 2010

V Internacional: por una agenda intercultural

V INTERNACIONAL: EL REGRESO DEL SOCIALISMO


Por Freddy Quezada




En Europa, su cuna, nadie quiere saber de él después de la caída del muro de Berlín; en EEUU, donde siempre se le ha confundido con el liberalismo radical, siguen hablando de él sólo en las universidades; en Asia, después del triunfo del neoliberalismo, ya no se logra distinguirlo del capitalismo; en los países árabes y el África subsahariana, sólo es un rumor lejano. Es en América Latina, donde el socialismo que no terminaba de ser enterrado ya habita, otra vez, entre nosotros. Unos lo tienen por un "neoliberalismo de izquierda", al respetar el régimen de propiedad y manosear, igual que sus enemigos neoliberales, sus reglas jurídicas; otros, consideran que regresó peor de lo que se fue, igual que los neoliberales también: menos brutales, es cierto, pero más simples.



I Internacional: fundada por Marx y Bakunin en 1864. El eje fundamental de esta polémica, como se sabe, es si el enemigo principal era la burguesía o el Estado; si era una clase social o los peligros del poder, incluso de sus propios dirigentes. Marx reconoció en su número, el poder de los obreros. Bakunin, el peligro de los intelectuales. La Comuna de París en 1871, con sus normas sencillas de inspiración anarquista, para administrar un poder, pero también para defenderse de sus propios dirigentes, puso a prueba las ideas de sus fundadores, pero también su fracaso, no sólo por el triunfo prusiano sobre Francia y la masacre de ambos ejércitos contra los comuneros, sino por el ímpetu que aún guardaba el capitalismo en su seno, vinculado a sus colonias. Pese a que ya Europa gozaba de sus beneficios (venía de perder casi toda América para esta época, pero ya estaba conquistando Africa y gran parte de Asia), nunca fue parte de la agenda este asunto. Fue disuelta en 1876.



II Internacional: fundada por Engesl y Auguste Bebel en 1889, sus polémicas más célebres fueron entre Berstein y Luxemburgo primero, sobre las reformas y la revolución en Europa, el programa mínimo y el programa máximo; y entre Kautsky y Lenin, después, sobre el apoyo de los partidos socialistas a las respectivas burguesías de cada país durante la I guerra mundial, en contra de un derrotismo revolucionario deseable por los socialistas para su propia nación. Lateralmente se desarrolló una polémica entre Rosa Luxemburgo, Trotsky y Lenin sobre las vanguardias revolucionarias, si podían hablar en nombre de la clase obrera o si la clase debía hablar en nombre de ella misma; y la autodeterminación de los pueblos bajo países multiculturales, dejando en manos de los pueblos subalternos la decisión de separarse o no, y regularlo como el divorcio, que se introdujo, según argumentaba Lenin, no para destruir los matrimonios, sino para estabilizarlos. Esto es lo más cerca que tuvo la II Internacional como agenda la opresión de pueblos subyugados a culturas y países dominantes. Terminó siendo, hasta nuestros días, un proyecto reformista europeo.


III Internacional: fundada por Lenin y Trotsky en 1919, con el respaldo de la triunfante revolución rusa, en sus cuatro primero congresos giró alrededor de denunciar el socialchovinismo traidor de la II Internacional y la preocupación, por vez primera, de la revolución en los países coloniales y el nacionalismo en los países “atrasados”. Sus polémicas fueron contra los ultraizquierdistas y los oportunistas. A la muerte de Lenin y el ascenso de Stalin, así como la derrota de los opositores dentro del stalinismo, se operaron bandazos burocráticos que fueron desde la política sectaria del “Tercer Período” que favoreció el ascenso de Hitler, hasta la política de “Frentes Populares” que derrotó numerosas revoluciones en Europa y otras partes del mundo. Fue disuelta por Stalin en 1943 como garantía de los acuerdos con las potencias aliadas.


IV Internacional: fundada por Trotsky en 1938, hizo del stalinismo, el gran organizador de derrotas obreras, su gran adversario en condiciones de reflujo de las luchas de la clase obrera mundial. Una de las ventajas, pese a su eurocentrismo, fue su forma global de ver las luchas de los países semicoloniales, con burguesías compradoras, como le llamaban. Y, pese haber sido testigo de la descolonización masiva de Africa y Asia para la época, no se percató del eurocentrismo que todavía quedó lastrando a las nuevas repúblicas. Con el programa de transición (uniendo programa máximo y mínimo) y las tesis de la revolución permanente, procuró echar raíces en varios países, pero terminó por deshacerse en mil fragmentos a merced de sus propios militantes, a partir de discusiones sobre las acciones a tomar después de cada revolución, no efectuada por ellos, en cualquier parte del mundo.


V Internacional: será fundada este año por Hugo Chávez y, si sigue vivo, Fidel Castro. Sería la primera que se constituiría fuera de Europa. Es de esperar que su agenda también sea fuera de los cánones eurocentrados de sus antecesores. Hay temas que esperan ser abordados con seriedad: la violencia epistémica, jerarquización de las diferencias, provincialización de Europa, supermestizajes, interculturalidad, decolonialidad, etc. Bien podría decirse que cinco jinetes (un anciano criollo caribeño, un mulato venezolano, un amerindio boliviano, un blanco ecuatoriano y un mestizo nicaragüense) recorren América Latina, con una espada al frente llamando a filas, para romper un orden imperialista encabezado por un afrodescendiente, prisionero de su propio régimen, igual, acaso, que sus mismos adversarios.

3 comments:

Carlos said...

¡Muy bueno, Freddy!

Staff - eze nika said...

A ver qué día te lanzás un análisis acerca del surgimiento teórico del anarquismo, su distancia respecto de las otras izquierdas y su vigencia actual. Debo aceptar que esto ya parece encargo. Salud!

Arturo said...

Las personas siguieran gozando de payasadas como estas, vas por buen camino.