ULITEO LA PAGINA DE "NADIE" (ULISES) Y DE "TODOS" (PROTEO)

Wednesday, September 26, 2007

Contra los desco´s

CONTRA LOS DESCOLONIALES
Por Freddy Quezada


Estoy por ver que algunos de estos "intelectualotes" tomen mis provocaciones con humor, me digan alguna grosería ingeniosa, me manden a comer mierda con estilo, se burlen de ellos mismos. Estoy esperando todavía a uno solo que lo haga. Pero la mayoría no lo hace, antes bien, se toman demasiado en serio a sí mismos y, lo peor, a sus ideas mezquinas. No tienen remedio. Para mí los descoloniales giran alrededor de cinco cosas que los obsesionan:

a) creen ser los primeros y únicos que han denunciado y desenmascaran el eurocentrismo (pasando por encima de los propios críticos europeos que, al menos desde Herder y los románticos alemanes, criticaron a la Ilustración, ya no digamos antropólogos, anarquistas, sesentayochistas y pensadores post de la última hora). Es curioso que haya sido Alemania, esa nación que siempre quiso ser imperio dos veces y no pudo, por medio de la cual conocimos todos los secretos de los imperialistas franceses e ingleses, sus hermanas rivales, vendiendo el secreto con el sólo objeto de debilitarlas. Edward Said, en su obra “Orientalismo”, habla de esto aunque muy débilmente. Pierre Bourdieu, al criticar a las ciencias sociales de EEUU, que le han impuesto su agenda a los sociólogos del Viejo Mundo, ahora siente lo mismo que cualquier latinoamericano con respecto a los europeos. Me pregunto si Marx al denunciar a las burguesías francesas e inglesas con saña, no estaba siguiendo la tradición. Pasa siempre con los envidiosos nobles, como Umberto Eco con Dan Brown que, mientras denuncia sus trampas con los templarios y los Sabios de Sión, denuncia sin saberlo el método que él mismo emplea y que, incluso, una vez le representó la misma fortuna a aquel, con El Nombre de la Rosa. A veces al denunciar los crímenes de nuestros enemigos, confesamos los propios.

b) Vicio viejo latinoamericano denunciado muy bien por Doris Sommer: copiar y negar.


Desde Sarmiento con Cooper, se nos ha hecho creer que la copia es superior al original. El Pierre Menard borgiano es el paradigma. A veces me da la impresión que todo lo descolonial es una parodia argentina. En el camino de buscarse un camino propio fuera del modelo postcolonial de sus amigos becarios de la India y Egipto, los postoccidentales quebraron hacia Fanon y Cesaire (emancipadores anticoloniales clásicos) y se unieron a la marcha Dussel y otros viejos liberacionistas incurables. Dieron, en el pico de la curva, un giro hacia atrás, a las viejas aspiraciones. Total: regreso a las andadas. En la recaída, corren el riesgo, por encerrar en una sola unidad a todos los “eurocentristas”, de perder aliados dentro de la propia Europa (como los Sartres y los Camus en su época hicieron con los Fanons y los Cabral).

c) Las preposiciones “desde” y “con” los subalternos, son sustitutos de “hablar por” y “defender a”, con la ligera diferencia que esta vez los vanguardistas no ofrecerán su vida porque han reconocido un lugar mas cómodo y menos comprometido: las becas de Universidades ricas. Han pasado de Mesías a Cirineos (ayudantes de los sufrientes) y como se ve, la diferencia es sustantiva, aunque ambos se mantienen del mismo lado. Las ventajas son obvias. Si es así, prefiero a los viejos dogmáticos que probaban sus argumentos con su vida y no a profesores amanerados que saludan a los que de verdad morirán desde los balcones de las universidades. La sola idea de descolonizar las mentes y las almas es salvífica.Es una ilusión creer que un intelectual puede acompañar a los subalternos: o los dirige o los combate, pero jamás tolerará una relación de igualdad (como entre profesores) con ellos. Los pobres reales hieden.

d) Ahora resulta que, como no somos modernos (la realidad es que sólo lo han sido capas muy pequeñas), sino coloniales, hay que dar marcha a atrás a la historia nuestra, hasta regresar a la escena primordial: la independencia que, de ahora en adelante, cargará comillas y desde la que se ofrecerá una modernidad “otra”. Regresa la vieja pregunta que una vez se hizo Lenin: ¿podemos construir una sociedad nueva con ladrillos viejos?

e) Los mundos “otros”, no son más que las variedades que ellos mismo venden ante el mercado universitario de ideas. No se sale a ofrecer con la sonrisa estúpida de un vendedor casa por casa, paradigmas “otros” (menos de “aborígenes” y “afrodescendientes” que, por lo demás, saben escribir muy bien como Cugoano y Pomán de Ayala y cuyas citas ni siquiera usan, por preferir atacar las de sus “odiados” europeos de los cuales viven) en medio de un sistema que es un inmenso campo de fuerzas y tejidos de estrategias de resistencias y poderes. Sigo creyendo que la crítica (lo otra cara de la utopía) es lo que mantiene vivo a los sistemas modernos cuyas cunas fueron precisamente las críticas a favor de lo nuevo. En cambio, las estrategias de los subalternos no son siempre críticas. Muchas veces se sale a resistir, a hacerse el pendejo, el obediente, a callarse porque no hay de otra, a halagarlos por puro gusto, a divertirlos, a serruchar en sordina al poderoso de turno, a golpearlos de ladito, a atacar de frente, a calumniarlos, a suicidarse frente a ellos, etc, pero es raro, y ahora veo que no es imposible, que se tomen todos del brazo y se descubran el abrigo, como el Loco Hugo, para darse por satisfechos frente al verdugo de turno y creer que lo han atemorizado por la longitud de sus intenciones.

Ramón Grosfoguel <grosfogu@berkeley.edu> escribió:

Estimado Freddy:

Vi tu artículo "Descolonialidad: el regreso de la emancipación" en EL NUEVO DIARIO. Allí haces algunas acusaciones al grupo de la colonialidad/decolonialidad que me parecen absolutamente infundadas. Si has leído con detenimiento lo que estamos planteando, en ningún momento hay pretensiones de "hablar por", "ni hablar a nombre de" nadie y mucho menos pretendemos reemplazar las voces de negros e indígenas en América Latina. Yo mismo en mis ensayos he dicho varias veces que no pretendo representar la perspectiva de ningún grupo racializado en el mundo. Lo que te quiero decir con esto es que si realmente quieres iniciar un debate, hagámoslo sobre lo que realmente son diferencias epistémicas, políticas, teóricas o de otro tipo y no sobre algo con lo cual estamos en absoluto acuerdo: no representar a ningún grupo ni hablar a nombre de ninguno.

Esto no quita que hagamos interpretaciones propias sobre los diversos grupos o sobre la perspectiva expresada por diversos grupos, con lo cual podemos coincidir o discrepar, pero en ningún momento pretendemos "hablar a nombre de..." Por último, no sé cuanto conoces la realidad de los Estados Unidos.

Pero si gente como por ejemplo yo y Nelson Maldonado-Torres, puertorriqueños que como sabes venimos de una colonia dentro del imperio, estamos en universidades de prestigio en Estados Unidos es porque se le han arrancado espacios a la supremacía blanca dentro del imperio a través de luchas que han costado mucho sudor y dolor (me refiero a la represión). Digo esto porque el Departamento de Estudios Étnicos al cual pertenecemos tanto Nelson como yo se formó a partir de una huelga de estudiantes asiáticos, latinos, indígenas y negros en 1969. Y las plazas que tanto Nelson como yo tenemos actualmente se formaron a partir de otra huelga de estudiantes de color que arrancaron 10 plazas de profesores a la administración para nuestro departamento debido a que entre 1969 y 1999 las autoridades de la Universidad de California intentaron cerrar el departamento de Estudios Étnicos no renovando las plazas de los profesores que se retiraban. Así pretendían que poco a poco fueran desapareciendo las plazas hasta que se cerrara el departamento. Digo esto porque si mantienes una visión maniquea de que todos lo que estamos dentro del imperio somos agentes del imperio, pierdes de vista las luchas internas decoloniales al interior del imperio y pierdes de vista de donde venimos muchos de los que hoy estamos identificados en América Latina como parte del grupo de la colonialidad/decolonialidad. Espero tomes estos comentarios como críticas constructivas y no como insultos a tu artículo. Así debatimos sobre lo que realmente son diferencias teóricas y políticas y no sobre descripciones y estereotipos más propios de la imaginación que de la realidad....saludos,
Ramón

Freddy Quezada escribió:

Le propongo esta polémica: pueden los que interpretan a los otros, cualesquiera que sean, hablar por ellos? Y si no lo pueden o no lo quieren hacer, cuál es el sentido de comprenderlos? Consolarlos, llorar junto a ellos, compadecernos todos juntos? Vamos, Ramón, usted puede dar más que estas tonterías. Saludos cordiales. Freddy Quezada.

Ramón Grosfoguel <grosfogu@berkeley.edu> escribió:

Se trata de pensar junto a y desde ellos para buscar vías políticas/epistémicas decoloniales frente al mundo moderno/colonial que vivimos. Vamos, Freddy, sabes muy bien que la descolonización es un proyecto que no esta finalizado y que uno de los grandes mitos del siglo XX es pensar que estamos mas allá de las relaciones coloniales. El eurocentrismo sigue con gripe pero todavía vivo, la dominación Norte-Sur no ha terminado, etc. Usted sabe más que eso. Pero si su respuesta es tan simplista, tonta y reduccionista como lo que acaba de escribir en su e-mail abajo, entonces no hay debate ni diálogo sino "monólogo con sordera". Y si este fuera el caso, no vale la pena seguir el intercambio....

Freddy Quezada escribió:

Sólo le propuse un tema y usted no respondió "sí" o "no". Le repito: el que trata de comprender a los demás, lo hace para salvarlo. Weber, el teórico de la "Verstehen", siempre lo ocultó. Pero es lo que tratan de hacer usted y sus amigos. Por qué no dejar en paz a los demás. Dejen de vivir de ellos, por todos lo santos. Ese es el asunto. Saludos cordiales.

Freddy Quezada.

PD: Indíqueme hora y lugar para el debate.

Ramón Grosfoguel <grosfogu@berkeley.edu> escribió:

No estamos "comprendiendo" a los demás. La retórica de salvación es precisamente el proyecto de la modernidad que esconde la lógica de la colonialidad. Este último es el proyecto epistémico colonial de las ciencias sociales y de la mayoría de los movimientos de izquierda. Estamos pensando "junto con" y "desde" pensadores críticos que vienen de posiciones subalternizadas por el eurocentrismo. No pretendemos salvar a nadie sino participar de una lucha descolonizadora a todos los niveles de la existencia social. No estamos estudiando a nadie sino produciendo conocimiento junto con diversos intelectuales en diversas trincheras de lucha. Yo mismo soy un sujeto colonial racializado al interior del imperio. No necesito que nadie me estudie como objeto ni estudiar a nadie como objeto, sino producir conocimiento encaminado a la liberación partiendo desde mi propia experiencia y aprender junto con los demás para producir pensamiento crítico decolonial que nos conduzca por nuestra propia lucha (sin salvar a nadie y sin que nadie nos salve) hacia un mundo mas allá de la dominación y explotación capitalista/colonial/patriarcal/eurocéntrica/cristiana. Esto estará pasado de moda para usted, pero no para mucha gente que todavía luchamos por estos viejos objetivos mas allá del marxismo-leninismo eurocentrista, del capitalismo de estado socialista del siglo XX y de la socialdemocracia light eurocentrada. No vivimos de nadie sino que luchamos junto a gente sin pretender dictarles lo que tienen que hacer. Pero no importa cuanto le trate de aclarar, pareciera que usted ya tiene una idea pre-concebida de lo que estamos haciendo. Léase mi ensayo en el libro que co-edité con Castro-Gómez titulado EL GIRO DECOLONIAL (Siglo del Hombre, Bogota 2007). Ahí distingo la política zapatista de la política leninista. Hago ahí una crítica a la cosmología cristiana mesiánica de salvación que subyace al leninismo y la distingo del zapatismo que desde una cosmología tojolabal plantea una forma de hacer política "otra" mas allá de los mesianismos judeo-cristianos. No tengo problemas en discrepar y debatir, pero, por favor, más seriedad en la crítica. Es lo único que le pido...

2 comments:

Damian Pachon Soto said...

Estimados Ramón y Freddy Salazar.

yo no soy miembro del grupo MC. Aquí en colombia lo conocí por Santiago Castro. Con todo, me parece que el trabajo del grupo, que incluye la transdisciplinariedad, el trabajo de campo, es una de las mayores revoluciones o revolcones teóricas de nuestros tiempos.

Sólo veo que están muy cerca de Dussel. No es que me disguste Dussel, todo lo contrario, sus últimas obras son muy distintas y creo que su propuesta de la transmodernidad es válidad hoy cuando no se puede aceptar ninguna hegemonía cultural, política o epistémica.


Me parece que el señor Salazar no da argumentos fuertes en su crítica. todos sabemos que el colonialismo se había denunciado. Pero se denunciaba el político, económico, no el epistémico que en últimas, es el fundamento de nuestras herencias coloniales

Estoy de acuerdo con Ramón en que aquí nadie está intentando hablar "por" nadie. todo lo contrario, se busca que el diferente "hable" desde sí mismo, se pronuncie; no estamos salvando a nadie ni incitandoles a formar partidos políticos. Además, como ha dicho santiago castro Gómez, el hecho de que se importe saber o se den interpretaciones, no quiere decir que los sujetos subalternos o el "otro", no puede sacar nada provechoso de él. ¿Qué han hecho los movimientos de resistencia con los elementos de la globalización?

Quiero decir por último, que a muchos intelectuales les cuesta reconocer la crítica de la modernidad, de las epistemologías, de sus principios etc., porque sienten que a ellos mismos se les caería lo que han aprendido en media o toda la vida.


¿Por qué no se acepta, valora o discute Dussel en A. Latina? Lo cierto esque ya lo estáb haciendo en Europa y en EU.


Saludos cordiales a los dos.

Damian Pachón Soto
Bogotá.

Freddy Quezada said...

Estimado Don Damián: me da Usted la razón cuando dice que la escuela está muy cerca de Dussel. Cambie lo que cambie este autor (antier Levinas, ayer Marx, hoy Fanon)siempre ha sido fiel al "telos" emancipatorio y este es el lastre que asumieron los "descos" ("deco" es una mala traducción del inglés, a mi me importa poco, pero como ellos son los que se fijan en estas cosas, lo hago constar). Porque si hay algo profundamente eurocéntrico es la emancipación y la representación, en especial la escrituraria en países donde domina una mayoría semiletrada, analfabeta funcional o ilustrada de baja intensidad, cuyos imaginarios ya están en manos de los medios audiovisuales que desterritorializan cualquier locus de enunciación, por eso los "descos" no los mencionan y por eso a Mignolo no le gusta hablar del Bahba (el término decolonial es de él, pásele el buscador a su obra "Location of Culture" y lo verá)que desconstruye a Fanon. Mientras Mignolo copiaba a Said (ahora los calumnia diciendo que "Los estudios
postcoloniales imperiales, como hemos visto con el ejemplo de Inglaterra y las
«intervenciones» de revista especializadas, corren el riesgo de convertirse en una
traducción de los ideales marxistas para los estudios postcoloniales".)la escuela era una inofensiva copia latinoamericana (como la que denuncia Doris Sommer para Sarmiento y todos los argentinos) que todavía esperaba encontrar un camino independiente, pero se encontraron a Dussel !!!! (mientras que al pobre J. M. Barbero y R. Ortiz los asilan llamándoles "primera generación").

Me pregunto, si esta capilla académica (que suspiran por aparecer en la CNN, New York Times y Le Monde Diplomatique, aunque Mignolo, como los niños que rechazan con malacrianzas el dulce por el que se derriten, diga en su última obra que no lo busca) no terminarán peleándose entre sí, como de donde vienen casi todos del Grupo Subalternista Latinoamericano, de quienes estoy esperando su versión del conflicto. Saludos cordiales, Damián Gómez.