ULITEO LA PAGINA DE "NADIE" (ULISES) Y DE "TODOS" (PROTEO)

Wednesday, January 24, 2007

Un ex izquierdista sobre un izquierdista

Guía para ser izquierdista de hoy

Por Freddy Quezada

1. Llámele con confianza Fidel, y no Castro, como si usted hubiese estado con él en la Sierra Maestra cubana. “Castrismo”, definición correcta de corriente política, déjeselos a los troskystas mandelianos, lambertistas y morenistas (si aún existen) en sus pleitos eternos sobre la esencia del socialismo burocrático.

2. Trabajar discursos superficiales, ideológicos y rápidos. Nada hay más reaccionario y conservador que el marxismo de nuestros tiempos. Recuerde que la eficacia del discurso depende ahora no de las armas, de la ética y de la solidez de la argumentación, sino del precio del barril de petróleo. Un millón de dólares no necesitan de mucha persuasión ni profundidad demostrativa. Se toman o se dejan.

3. Ni se le ocurra comparar a Castro con Pinochet. Elija mejor a Stalin contra Hitler. Y deje bien claro que son diferentes y que uno es menos asesino que el otro.

4. Aférrese a esas innovaciones teóricas de Slavoj Zizek, regresando a Lenin, o a las de Zygmunt Bauman, invitando a una ética parecida al guevarismo con el dolor de los pobres que no podemos ver. Cuídese de no imitar sí, la originalidad de Zizek recreando a Lacan y la de Bauman a Jaspers. Tenemos que ser fieles a la tradición de no producir nada novedoso y no causar mala impresión a los europeos diciendo locuritas.

5.Por el contrario, en los discursos, instituciones e informes internacionales usar mucho a Weber y a Aron, pero entre amigos y en los salones de palacio preferir a Marx y a Lenin. Pero sin bajar de la circulación de las mercancías a su producción, con esa aburrida teoría de la plusvalía que usted nunca entendió. Manténgase dentro de la teoría de la circulación y siga diciendo que la riqueza la produce no el Estado, sino la empresa privada; cuídese de decir que son los trabajadores los que la crean y jamás se le ocurra hablar de internacionalismo proletario. Ocupe al Sartre prosoviético de relleno para llenarse la boca con frases existencialistas que usted no entiende.

6. Ocultar que llamar “Dictador” a dirigentes de izquierdas, nunca ha sido privativo de la derecha. Los trotskystas y los anarquistas siempre lo dijeron sin tapujos. Por esos los stalinistas masacraron a aquellos en la España de finales de los treinta y los marxistas, en general, calumniaron a estos en todos los países.

7. Callar que así como regresó el neoliberalismo con una mala conciencia “neocons”; así está regresando el marxismo con una mala conciencia “anarca”. Son sus respectivas sombras; donde se muevan los perseguirán.

8. Límpiese a los ojos de los caudillos del socialismo siglo xxi los pecadillos de la vejez y regrese a dar consejos a los Petras, Saramago, Galeano, etc. En especial recomiéndele a Emir Sader hacer un artículo que se llame “Guía para ser ex izquierdista”.

9. Siga creyendo y haciendo creer a los demás que América Latina existe. Hable en nombre de los indígenas, de los afroamericanos y comunidades asiáticas, de los países anglosajones pobres como Jamaica, Belice, así como de los amplísimos sectores desilustrados que no comprenden su vocabulario de clase media y diccionario de lengua española/lusitana; ignore que a ninguno de ellos le importa lo que usted o yo, ilustrados, digamos. Oculte la polémica sobre este asunto incómodo entre Raúl Fornet Betancourt, Dussel, Villoro y Scannone. Disimule ese hallazgo de Bauman de cómo los intelectuales de izquierda pasaron de ser legisladores soberbios de la Humanidad a intérpretes humildes de los distintos lenguajes. Les duele reconocer que ya nadie les obedece y les cree como antes.

10. Ría ante esa estrategia de cooptación de los sandinistas de incorporar a sus críticos al aparato de Estado. Como Evert Cárcamo que, desde su pésimo programa de humor, se burlaba de los diputados del mismo modo que ellos se burlaban de nosotros, pero ahora que es uno de ellos, está calladito. O de Ruth Herrera, luchadora beligerante de redes populares que, ahora en el gobierno, le quedan dos caminos: o le da curso a las reinvindaciones que ella misma dirigía en contra de ENACAL y destruye la lógica de esa institución; o reprime, evade, diluye y le da larga a las exigencias de la población y se vuelve una burócrata más. Llore con Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, pero no con Carlos Mejía Godoy.

1 comment:

parallel2004 said...

Hello! You have a very nice blog! I'm here to share valuable info with you visit my blog,about Mozilla Firefox web browser.